11.11.13

Boeuf Bourguignon + {Repte ¿Quién viene a cenar? Henri Cartier-Bresson}

{Aquesta entrada la trobareu íntegrament tan en català com en castellà.}
{Esta entrada la encontrareis íntegramente tanto en catalán como en castellano.}


Avui us porto una gran repte, un repte que neix l’estiu passat des del blog Dime que es viernes, on el pretext es fer una recepta i convidar a sopar a un personatge famós escollit pel blog que et passa el testimoni, i així successivament, formant una cadena que fins ara ens ha portat a conèixer els següents blogs i personatges:


Doncs qui m’ha passat a mi el testimoni d’aquest repte, la Nani del blog La cuina violeta, fa vint dies que em va llençar a aquesta aventura, cuinar pel fotògraf Henri Cartier-Bresson, vint dies ideant i vivint aquesta història que comença quan les vides de Simone de Beauvoir, escriptora, professora, feminista i filòsofa francesa, i de Henri Cartier-Bresson, fotògraf, considerat pare del fotoreportatge, es creuen en el París de 1946.


La Simone acostumava a sortir a passejar cada dia després d’esmorzar. Simone i el seu gos, un beagel que sempre l’acompanyava a tot arreu, vivien des de feia poc més d’un mes en aquell tranquil barri de París, en un petit edifici d’apartaments, com en Joseph, un funcionari jubilat que vivia sol, l’Emilie, una ballarina amb companys de pis a temps parcial, i la Rose, vídua i amb dos fills ja emancipats. El primer que feia en les seves sortides matinals era anar fins al quiosc a comprar un parell de diaris, calia omplir la resta del dia amb alguna distracció més. La Simone era professora, però feia tres anys que havia deixar la docència per dedicar-se completament a escriure. Després de la seva fugida precipitada de Marsella no ho havia tornat a fer. Amb els diaris dins la bossa també s’enduia a casa alguna notícia extra sobre el barri que li explicava en Pierre, el quiosquer que portava més de trenta anys allí venen diaris i revistes i quasi sabia tan de la vida dels altres com ells mateixos. Qui també formava part del dia a dia d’aquell barri era la Julie, la dependenta de la floristeria que cada dia li dedicava un somriure i li desitjava un feliç dia quan passava pel davant del seu establiment. Sempre es deia que algun dia li compraria un ram de flors.

Quan s’acabava la jornada tota aquella gent del barri es tancava a les seves llars tots sols, ells i les seves circumstàncies, igual que ella des del dia que va arribar allí, després de la seva ruptura amb en Jean-Paul. Va ser llavors quan va decidir tornar a París, l’havien abandonat després del seu alliberament de les tropes alemanyes i no hi havia tornat a posar el peu.

S’acostava el bon temps i va pensar que seria un bon moment per organitzar un sopar a la terrassa del seu apartament, presentar-se com a nova al veïnat i conèixe’ls una mica millor a tots. Ho diria a la Rose, a veure si li podia donar un cop de ma amb els preparatius.

Aquell mateix matí, abans de sortir al carrer amb el seu gos, va decidir passar per casa la Rose perquè li donés un cop d’ull a la llista de gent que havia pensat convidar al sopar. La va trobar atabalada, feinejant amunt i avall acabant de preparar l’habitació del nou hoste que arribava aquell mateix matí. –Deixa la llista sobre la còmode i ajuda’m a fer aquest llit, és tard!, li digué llençant-li un llençol des de l’altra punta del llit. En el precís moment que li deia això va sonar el timbre. La Rose va sortir escopetejada de l’habitació per anar a obrir la porta i, instintivament, la Simone la va seguir fins a mig passadís. Darrera la porta va aparèixer un home, no li posava pas més anys que ella,  arrossegant una maleta i amb una càmera penjada al coll. La Rose durant la guerra va hostejar al seu apartament tot tipus de ‘personalitats’, algunes vegades amb finalitats més lucratives i d’altres no tan, i al finalitzar aquesta va continuar amb aquesta pràctica clandestina que l’ajudava al seu propi sosteniment. Mentre la Rose li donava la benvinguda i l’acompanyava fins la que seria la seva habitació, la Simone veia tota l’escena palplantada al vell mig del passadís, creuant-se la mirada amb aquell home en el precís moment que passaven pel seu costat, penetrant, aferrada a la paret, per no caure en l’abisme que notava sota els seus peus. Qui era aquell home? Amb el pas dels dies la Rose li explicà que es deia Henri, un fotògraf que s’allotjaria durant un temps allí, no en tenia més informació. -Si en volem saber més l’hauràs de convidar al sopar, li digué la Rose amb un somriure ple d’ironia, doncs se n’havia adonat de l’atracció mútua que havien sentit en aquell primer encontre.

La setmana transcorria amb normalitat, però ja havien començat a posar fil a l’agulla amb els preparatius del sopar de dissabte a l’apartament de la Simone. La Rose se n’encarregaria dels entrants i les postres i la Simone faria el bouef Bourguignon. La carn ja marinava en el vi amb les verdures i el Bouquet garni, faltaven tan sols dos dies, i després d’aquell primer encontre no havia coincidit més amb  en Henri, però la Rose s’havia entossudit també a convidar-lo. Això la tenia més neguitosa del que era usual en ella quan tenia convidats, doncs amb en Jean-Paul les festes i actes socials sovintejaven a casa seva, i s’havia passat tot el matí rebuscat entre les caixes encara apilonades de la mudança el vestit de la seva mare. Pensava que mai se l’acabaria posant aquell vestit, però en aquella ocasió quelcom l’empenyia a fer-ho.

Tot estava llest, la Rose feia una estona que havia marxat a casa per canviar-se de roba, i ella, palplantada davant el mirall, amb el vestit de la mare i les sabates de taló, veia davant seu una altra dona, novament il·lusionada, segura de si mateixa, per una nit volia oblidar qui era, el futur ja l’afrontaria demà. El timbre la va desvetllar d’aquells pensaments, els primers convidats començaven a arribar, i enmig de tots ells la Rose amb les últimes safates dels aperitius demanant pas. En Henri també ja hi era, molt més atractiu que en aquella primera ocasió en el pis de la Rose. Es van saludar. La resta de la nit van parlar poc, hi havia molts convidats a qui atendre, però en Henri observava tots els seus moviments, elegants, seductors, i ella n’era temorosament conscient. Però per la Simone la vetllada també va transcorre entre converses i rialles, el menjar i el beure anava desapareixen de safates i copes i el Boeuf Bourguignon havia sortit deliciós. Es sentia feliç, relaxada, i de mica en mica la nit també es va anar esgotant, i els veïns, també feliços, van anar tornant a les seves llars, fins que va tancar la porta darrera l’últim convidat. Però, ja sola, quan es disposava a treure’s les sabates, no hi estava acostumada a portar tan de taló, de cop i volta el va veure allí, dret, al costat del gran finestral que portava a la terrassa. –Una mica de vi? li digué tot estirant el braç per acostant-li una copa de Borgonya.


I com amfitriona d’aquest sopar us convido a que us animeu a preparar aquest plat, una delícia de la cuina francesa que fins hi tot a mi m’ha sorprès, poc fan que sóc dels estofats i menys de la vedella. De fet als meus quaranta-un és el primer estofat de vedella de faig, o sigui que ja era hora, no?


Boeuf Bourguignon

INGREDIENTS
5 grans d’all
50 grs de mantega
1 Bouquet garni
1 l de vi negre de Borgonya
200 grs de pastanagues
10 cl d’oli
2 cebes
1’8 quilos de carn de vedella o bou
sal
pebre
farina
oli d’oliva
Per la guarnició:
200 grs de xampinyons
200 grs de bacó
cebetes

ELABORACIÓ
Rentarem i trossejarem totes les verdures i les posarem en un recipient de fang o vidre (el vi reacciona en contacte amb el metall) juntament amb el Bouquet garni, un pols de sal i de pebre. Hi afegirem el vi i hi submergirem la carn. Aquesta marinada ha de durar un parell de dies, conservada a temperatura ambient i coberta amb un drap perquè no hi caigui ni pols ni hi entrin mosques (són tremendament borratxes). Jo ho vaig posar dins la nevera tapat amb paper film, amb les temperatures d’aquests dies no ho tenia clar que es conservés en optimes condicions fora d’aquesta.
En el moment de la cocció filtrem el vi i el reservem a part en un cassó. Tot seguit traiem la resta d’ingredients separant la carn i les hortalisses i descartem el Bouquet garni. El cassó amb el vi el posem al foc i el reduïm a la meitat, per treure’n l’excés d’alcohol, fins a la meitat del seu volum.
Mentrestant eixuguem la carn amb un drap de cuina i espolsem una mica de farina per sobre d’aquesta (opcional, compte amb els celíacs), i la saltegem juntament amb les verdures en una paella amb una mica d’oli d’oliva, fins que estigui tot daurat, perquè es tanquin els porus.
Un cop el vi s’hagi reduït, ajuntem tots els ingredients en una mateixa cassola, ho reguem amb una mica d’aigua, perquè quedi tot ben cobert, i ho posem a coure lentament i tapat. Ha de coure unes tres hores, remenant de tant en tant. Si fa falta s’hi pot afegir aigua.
Un cop finalitzada la cocció passem la salsa pel colador xinés o pel passapurés i ho tornem a ajuntar amb la carn. Si veiem que queda una mica líquida es pot reduir, amb compte que no se’ns talli. Perquè la salsa ens quedi ben fosca cal deixar reposar el guisat unes quantes hores.
Per fer la guarnició tallarem el bacó a talls i saltejar-lo una mica. Quan comenci a agafar color afegir-hi els xampinyons nets i tallats a quarts. Es salteja tot plegar i es reserva.
En una altra paella glacegem les cebes amb una nou de mantega, un pessic de sal i una cullerada de sucre de canya. Es tapa la paella i es deixa coure lentament 15 minuts, removent tot sovint.
Es pot servir la guarnició per separat o tirar directament dins l’olla els xampinyons, el bacó i les cebetes, donar un bull i servir.



Ha sigut un plaer participar en aquest repte! Nani, moltes gràcies per la oportunitat!


I ara em toca nominar a mi, així que d’aquí 20 dies us convido a passar pel blog de Cósima Piovasco, Las cosas de Cósima, a degustar el plat que prepararà per convidar a sopar a Miguel Àngel! 
Cósima, ets magnètica, extraordinàriament enlluernadora, així que estaràs més que a l'alçada del gran mestre, l'acabaràs captivant, per tot això i més crec que ets la persona ideal per afrontar aquest gran repte! ;)


{versión en castellano}

Hoy os traigo un gran reto, un reto que nace el pasado verano desde el blog Dime que es viernes, donde el pretexto es hacer una receta e invitar a cenar a un personaje famoso escogido por el blog que te pasa el testimonio, y así sucesivamente, formando una cadena que hasta ahora nos ha llevado a conocer los siguientes blogs y personajes:


Pues quien me ha pasado a mí el testimonio de este reto, Nani del blog La cuina violeta, hace veinte días que me lanzó a esta aventura, cocinar para el fotógrafo Henri Cartier-Bresson, veinte días ideando y viviendo esta historia que empieza cuando las vidas de Simone de Beauvoir, escritora, profesora, feminista y filósofa francesa, y de Henri Cartier-Bresson, fotógrafo, considerado el padre del fotoreportaje,  se cruzan en el París de 1946.


Simone tenía por costumbre salir a pasear cada día después de desayunar. Simone y su perro, un beagel que siempre le acompañaba a todas partes, vivían desde hacía poco más de un mes en aquel tranquilo barrio de París, en un pequeño edificio de apartamentos, como Joseph, un funcionario jubilado que vivía solo, Emilie, una bailarina con compañeros de piso a tiempo parcial y  Rose, viuda y con dos hijo ya emancipados. Lo primero que hacía en sus salidas matinales era ir hasta el quiosco a comprar un par de periódicos, hacía falta llenar el resto del día con alguna distracción más. Simone era profesora, pero hacía tres años que había dejado la docencia para dedicarse completamente a escribir. Después de su huida precipitada de Marsella no lo había vuelto a hacer. Con los periódicos en la bolsa también se llevaba a casa alguna noticia extra sobre el barrio que le explicaba Pierre, el quiosquero que llevaba más de treinta años allí vendiendo periódicos y revistas y que casi sabía tanto de la vida de los otros como ellos mismos. Quién también formaba parte del día a día de aquel barrio era Julie, la dependienta de la floristería que cada día le dedicaba una sonrisa y le deseaba un feliz día cuando pasaba por delante de su establecimiento. Siempre se decía que algún día le compraría un ramo de flores.

Cuando se terminaba la jornada toda aquella gente del barrio se cerraba en sus hogares, solos, ellos y sus circunstancias, igual que ella desde el día que llegó ahí, después de su ruptura con Jean-Paul. Fue entonces cuando decidió volver a París, la habían abandonado después de su liberación de las tropas alemanas y no habían vuelto el pie en ella.

Se acercaba el buen tiempo y pensó que sería un buen momento para organizar una cena en la terraza de su apartamento, presentarse como nueva en el vecindario y conocerles un poco mejor a todos. Se lo diría a Rose, a ver si le podía dar una mano con los preparativos.

Aquella misma mañana, antes de salir a la calle con su perro, decidió pasar por casa de Rose para que le diera un vistazo a la lista de gente que había pensado invitar a la cena. La encontró atareada, arriba y abajo acabando de preparar la habitación del nuevo huésped que llegaba aquella misma mañana. –Deja la lista sobre la cómoda y ayúdame a hacer esta cama, es tarde!, le dijo lanzándole un sábana desde la otra punta de la cama. En el preciso momento que le decía esto sonó el timbre. Rose salió disparada de la habitación para abrir la puerta y, instintivamente, Simone la siguió hasta medio pasillo. Detrás de la puerta apareció un hombre, no le ponía más años que ella, arrastrando una maleta y con una cámara colgada del cuello. Rose durante la guerra hospedó en su apartamento todo tipo de ‘personalidades’, algunas veces con finalidades más lucrativas y otras no tanto, y al finalizar esta continuó con esta práctica clandestina que la ayudaba a su propio sustento. Mientras Rose le daba la bienvenida y lo acompañaba hasta la que sería su habitación, Simone veía toda la escena plantada en medio del pasillo, cruzándose la mirada con aquel hombre en el preciso momento que pasaban por su lado, penetrante, aferrada a la pared, para no caer en el abismo que notaba bajo sus pies. ¿Quién era ese hombre? Con el paso de los días Rose le explicó que se llamaba Henri, un fotógrafo que se alojaría durante un tiempo allí, no tenía más información. -Si queremos saber más lo tendrás que invitar a cenar, le dijo Rose con una sonrisa llena de ironía, pues se había dado cuenta de la atracción mutua que habían sentido en ese primer encuentro.

La semana transcurría con normalidad, pero ya habían empezado con los preparativos de la cena del sábado en el apartamento de Simone. Rose se encargaría de los entrantes y los postres y Simone haría bouef Borguignon. La carne ya marinaba en el vino con las verduras y el Bouquet Garni, faltaban tan solo dos días, y después de aquel primer encuentro no había coincidido más con Henri, pero Rose se había emperrado también en invitarlo. Esto la tenía más nerviosa de lo que es normal en ella cuando tenía invitados, pues con Jean-Paul las fiestas y actos sociales se producían con bastante asiduidad en su casa, y se había pasado toda la mañana buscando entre las cajas aún amontonadas de la mudanza el vestido de su madre. Pensaba que nunca se lo llegaría a poner aquel vestido, pero en aquella ocasión algo la llevaba a hacerlo.

Todo estaba a punto, Rose hacía un rato que se había ido a su casa a cambiarse de ropa, y ella, de pie delante el espejo, con el vestido de su madre y los zapatos de tacón, veía delante suyo otra mujer, nuevamente ilusionada, segura de sí misma, por una noche quería olvidarse de quien era, el futuro ya lo afrontaría mañana. El timbre la despertó de aquellos pensamientos, los primeros invitados empezaban a llegar, y en medio de todos ellos Rose con las última bandejas de los aperitivos pidiendo paso. Henri también ya estaba, mucho más atractivo que en aquella primera ocasión en el piso de Rose. Se saludaron. El resto de la noche hablaron poco, había muchos invitados a quién atender, pero Henri observaba todos sus movimientos, elegantes, seductores, y ella era temerosamente consciente de ello. Pero para Simone la noche también transcurrió entre conversaciones y risas, la comida y la bebida iba desapareciendo de bandejas y copas y el Boeuf Bourguignon había salido delicioso. Se sentía feliz, relajada, y poco a poco la noche también se fue consumiendo, y los vecinos, también felices, fueron regresando a sus hogares, hasta que cerró la puerta detrás del último invitado. Pero, ya sola, cuando se disponía a sacarse los zapatos, no estaba acostumbrada a andar con tacones, de golpe lo vio allí, de pie, al lado del gran ventanal que llevaba a la terraza. –Un poco de vino? le dijo alargando el brazo para acercarle una copa de Borgoña.


Y como anfitriona de esta cena os invito a que os animéis a preparar este plato, una delicia de la cocina francesa que hasta a mí me ha sorprendido, poco fan que soy de los estofados y menos de la ternera. De hecho a mis cuarenta y uno es el primer estofado de ternera que hago, o sea que ya era hora, no?


Boeuf Bourguignon

INGREDIENTES
5 dientes de ajo
50 grs de mantequilla
1 Bouquet garni
1 l de vino negro de Borgoña
200 grs de zanahorias
10 cl de aceite
2 cebollas
1’8 kilos de carne de ternera o buey
sal
pimienta
harina
aceite de oliva
Para la guarnición:
200 grs de champiñones
200 grs de beicon
cebollas de platillo

ELABORACIÓN
Limpiamos y troceamos todas las verduras y las ponemos en un recipiente de barro o cristal (el vino reacciona en contacto con el metal) junto con el Bouquet  garni, un poco de sal y pimienta. Esta maceración tiene que durar un par de días, conservada a temperatura ambiente y cubierta con un trapo de cocina para que no caiga ni polvo ni entren moscas (son tremendamente borrachas). Yo lo conservé dentro de la nevera tapado con papel film. Con las temperaturas de estos días no lo tenía claro que se conservara en óptimas condiciones fuera de esta.
En el momento de la cocción filtramos el vino y lo reservamos a parte en un cazo. Acto seguido sacamos el resto de ingredientes separando la carne y las hortalizas y descartamos el Bouquet garni. El cazo con el vino lo ponemos al fuego y lo reducimos a la mitad, para sacar el exceso de alcohol, hasta la mitad de su volumen.
Mientras tanto secamos la carne con un trapo de cocina y espolvoreamos un poco de harina por sobre de esta (opcionalmente, cuidado con los celiacos), y la salteamos junto con las verduras en una sartén con un poco de aceite de oliva, hasta que esté todo dorado, para sellar los poros.
Una vez el vino se haya reducido, juntamos todos los ingredientes en una misma cacerola, lo regamos con un poco de agua, para que quede todo bien cubierto, y lo ponemos a cocer lentamente y tapado. Ha de cocer unas tres horas, mesclando de vez en cuando. Si hace falta se puede añadir agua.
Una vez finalizada la cocción pasamos la salsa por el colador chino o por el pasapuré y la volvemos a juntar con la carne. Si vemos que queda un poco líquida se puede reducir, con cuidado que no se corte. Para que la salsa quede más oscura hace falta dejar reposar el guisado unas cuantas horas.
Para la guarnición cortaremos el beicon a trozos y lo saltearemos un poco. Cuando empiece a tomar color añadimos los champiñones limpios y cortados a cuartos. Se saltea todo junto y se reserva.
En otra sartén glaseamos las cebollas con una nuez de mantequilla, un poquito de sal y una cucharada de azúcar de caña. Se tapa la sartén y se deja cocer lentamente 15 minutos, removiendo de vez en cuando.
Se puede servir la guarnición por separado o tirar directamente a la olla los champiñones, el beicon y las cebollas, dar un hervor y servir.

Fuente: Enciclopedia de gastronomía


Ha sido un placer participar en este reto! Nani, muchas gracias por la oportunidad!




Y ahora me toca nominar a mi, así que de aquí 20 días os invito a pasar por el blog de  Cósima Piovasco, Las cosas de Cósima, a degustar el plato que preparará par invitar a cenar a Miguel Ángel! 
Cósima, eres magnética, extraordinariamente deslumbrante, así que estarás más que a la altura del gran maestro, lo acabarás cautivando, por todo esto y más creo  que eres la persona ideal para afrontar este gran reto! ;)



20 comentaris:

  1. Huau...m'ha encantat!!!! estaba seguint el relat pensant "hi haurà rollete?" jajajaj, pero ho deixes per l'imaginació...jo pensó que si... joves, lliures, i a Paris..quelque chose on peut demander plus?????
    A mi, al contrari que tú els estofats em pirran...així que el Boeuf Bourginyon tambè m'agrada força.... Ja no el podré demanar mai sense pensar en la Simone..i el Henry.
    Un desafío fantàstic...totalment ençicador... si amb la Nani vaig disfrutar de l'arquitectura amb tu he disfrutat del romanticisme....i París... a veure on ens porta la bel.la Cósima.....a Italia.....huau....expectativas a tope!
    El desafio for EVER..queremos 2onda ronda Patricia!

    ResponElimina
  2. Conec les seves obres, les seves fotografies plasmen temps desconeguts pel que suposo és un honor haver-lo tingut a sopar. Per cert una història meravellosa i una recepta deliciosa per degustar sempre en bona companyia. Felicitats per tan bonic post.
    Elena ho tindrà difícil, o no, en Miguel Ángel serà feliç de passar una deliciosa vetllada amb ella.
    Un petó i felicitats.

    ResponElimina
  3. Fa una pinta deliciosa...
    He anat seguint el repte de blog a blog, és molt divertit i original :)
    Marta

    ResponElimina
  4. Gemma,
    Quan vaig triar-te sabia com ho faries: MOlt i molt bé! Un boeuf d'allò més i una història que ens deixes amb ganes de més. Ara l'Elena ens preparà alguna cosa sorprenent perquè Miguel Àngel és molt exigent. Esperarem 20 dies com he estat esperant el teu repte. M'ha agradat Gemma, enhorabona.
    Una abraçada,
    Nani

    ResponElimina
  5. Me ha encantado tu relato. Es verdad lo que dice Mon: nos has dado rienda suelta a imaginar el desenlace de la cena. Eso está bien.
    No te podía haber tocado un personaje mejor. Has conjugado a la perfección tus tres pasiones. Un relato precioso y la receta es estupenda.
    Y, como ya no puedo aguantar más, lo digo: ESTOY ALUCINADA POR HABER SIDO RETADA POR TÍ. Es genial. Y encima con Miguel Ángel. Ni te imaginas lo que significa esa persona en mi vida y lo que tiene que ver conmigo. Millón de gracias, Gemma. Ahora mismo me voy a dar un paseo por Roma y Florencia. Por supuesto que acepto el reto. Y encantada de hacerlo. Un besazo enorme.

    ResponElimina
  6. Gemma me ha encantado...! La historia, la receta, las fotografías...un trabajo precioso! No soy de carnes pero lo voy a probar seguro! Si a "ellos" les gusta, a mí que soy mitómana también. Un beso, Gemma!

    ResponElimina
  7. Creo sin lugar a dudas que es uno de los invitados a cenar que más he disfrutado hasta ahora, por todo lo que encierra, por cada imagen, por cada momento...porque adoro a Simone, casi o más que a Cartier, porque me gustas tú y la forma en que transmites a través de las palabras!

    Besos enormes.

    ResponElimina
  8. Preciosa entrada!!!
    Un sopar a l'alçada del convidat... Aquest estofat és tot un clàssic sensacional que no passarà mai de moda...

    ResponElimina
  9. Una taula de luxe i un sopar a l'alçada del convidat.
    PTNTS
    Dolça

    ResponElimina
  10. Quina entrada més treballada i quina taula tan ben parada. Les fotos són precioses.
    Amb el boeuf no podria però m'has donat una molt bona idea.;)
    Petons.

    ResponElimina
  11. Gemma, ¡¡qué grande eres!!
    una entrada absolutamente maravillosa, me he quedado totalmente cautivada con tu relato y has sabido meternos en ese momento mágico.
    Te has sentido muy identificada, así que me alegro que lo hayas disfrutado tanto como nosotros contigo.

    Enhorabuena por esa gran receta, no me creo que nunca hubieras hecho estofado de ternera antes, jajaja. y realmente si es así, me llega hasta el olor y el ansia me puede.

    gracias por participar en este gran reto y ahora Cósima, ya puedes dar rienda suelta a tu imaginación, porque no dudo que con tu Miguel Angel vas a gozar de lo lindo.
    nos espera algo realmente artístico.
    besos.

    ResponElimina
  12. He disfrutat tant amb la recepta com amb la narració.
    Petons!

    ResponElimina
  13. Una entrada preciosa i un boeuf bourguignon espectacular!! És una recepta que mai falla!!
    Gemma t'he de felicitar perquè si és el primer estofat i et queda així.... Com quedarà el que faci 10?
    Petonets guapa. MAR, de EQNME

    ResponElimina
  14. para ser el primero te ha quedado como el quinto por los menos!! ganas de un buen estofadito de carne me han entrado!

    Besiños salseros Gemma!

    Tito

    ResponElimina
  15. Este plato tengo muchas ganas de probarlo! A ver si me animo pronto... El tuyo te ha quedado espectacular!!! ;)

    ResponElimina
  16. Una pel.lícula d'Óscar, gran relat, precioses fotografies i estupenda recepta

    ResponElimina
  17. Quin joc més interessant!! M´ha agradat molt, l´explicació, la recepta i les fotos. Felicitats guapa, MJ

    ResponElimina
  18. !Qué bonita iniciativa eso de invitar a comer a personajes históricos. Además me encantan esos dos personajes. Lástima que mi fuerte no sea precisamente la cocina jeje Aunque esta mañana he estado preparando un pollo a la cerveza que creo que será bastante comestible ^^

    ResponElimina
  19. Bonita iniciativa de cocinar para un personaje histórico. Además ambos me gustan. Pena que mi fuerte no sea la cocina precisamente, aunque esta mañana he estado preparando un pollo a la cerveza que creo que me ha salido comestible y todo jejeje.

    ResponElimina
  20. la fotografia es fantástica, por lo que Noman debió de quedar encantado, ojala pudiera yo estar ahi!

    ResponElimina

Entreu, tasteu! i tant si us agrada com si no aquí podeu deixar-nos els vostres comentaris!